Me da qué pensar…

Estándar

apple and booksDesde que me pagan por no trabajar tengo demasiado tiempo para pensar. Y no sé si eso es bueno. Antes tenía las horas contadas para levantarme, trabajar, criar y, en ocasiones, hacer algo de deporte. Por la noche, levitaba o dormía. Y, los fines de semana, me relacionaba con el mundo, visitaba lugares, y velaba por el bienestar familiar.

Ahora, sigo levantándome a la misma hora, y mis ocupaciones son bien diversas. Organizo mi casa, le pego al running casi a diario, me informo de lo que pasa a través de la prensa digital, en las redes sociales y también en la cafetería con terraza de mi barrio, donde todo se sabe y se comenta. La diferencia es que antes no tenia tiempo más que de “ejecutar” y ahora “pienso” mientras “ejecuto”.

Así planteado, no suena mal … ¿verdad?. Pues no estoy convencida de que esto sea positivo para mi. Me cabreo cuando me trago más de una hora del discurso de Rajoy en el debate sobre el estado de la Nación, mientras limpio la cocina. Y pienso… cualquiera que lo oiga diría que ahora somos el motor de Europa!. Me sube la bilis cuando el Consell asegura trabajar para salvar los 150 puestos de trabajo de Coca-Cola en Alicante, cuando de un plumazo se han cargado 1.700 trabajadors de RTVV sin que les tiemble el pulso. Escucho debates en la radio, visito foros en internet, me zambullo en twitter cada vez que algo llama mi atención y todo me nutre de argumentos a favor y en contra de las cosas y… me obliga a pensar.

A lo largo del dia pienso en cosas banales, como lo temprano que este año ha brotando mi queridísima orquídea, el partido que le han sacado a una planta baja recién reformada en mi calle o cuanto me gusta el color verde aguamarina. Pero también pienso largas horas sobre la vida, la mia y la de los que me rodean, y cómo nos han cambiado un presente efectivo por un futuro más que incierto… simplemente porque sí.

Últimamente me pongo música a todas horas para evitar divagar. Oigo a Joaquin Sabina en los trayectos en coche y, sin querer, encuentro escondido en una estrofa el nombre perfecto para mi blog. Escucho a Fito mientras salgo a correr y pienso que, efectivamente, serán mis pasos y no el camino lo que me llevarà hasta el final. Cualquier actividad, forzosa o placentera; cualquier argumento, a favor o en contra; cualquier realidad, cercana o lejana: todo, absolutamente todo, me da qué pensar.

Para ser del todo sincera, en todo este tiempo únicamente he tenido unos minutos gozosos en los que he dejado la mente en blanco. Y precisamente ha sido hoy, escuchando el tema “Entre dos aguas” de Paco de Lucía, fallecido hace apenas unas horas. He disfrutado de los acordes de su guitarra, me he recreado en su recuerdo, me he emocionado por la belleza de esa música y mi mente ha volado libre, sin enfados, banalidades, orquídeas o letras de canción. Pensaré en ello.

Anuncios

3 comentarios en “Me da qué pensar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s